Livro - Curso de Radiologia Toracica - Espanhol

Livro - Curso de Radiologia Toracica - Espanhol

(Parte 1 de 13)

Curso de RADIOLOGÍA

Profesorado:

Dr. Aldea Martínez, J. Dr. Arauzo Alvarez, E. Dr. Barbadillo Escrivá de Romaní, J. A. Dra. Bayona García, I. Dr. Castaño Martín, L. Mª Dr. Fernández Matia, G. Dra. Reguero Llorente, E.

Servicio de Radiodiagnóstico Hospital General Yagüe Burgos

Comisión de Formación Continuada Presidente: Dr. López Morante, A.

Dirección del Curso: Dr. Barbadillo Escrivá de Romaní, J. A.

Servicio de Radiodiagnóstico Hospital General Yagüe Burgos

Comisión de Formación Continuada Presidente: Dr. López Morante, A.

Dirección del Curso: Dr. Barbadillo Escrivá de Romaní, J. A.

Profesorado:

Dr. Aldea Martínez, J. Dr. Arauzo Alvarez, E. Dr. Barbadillo Escrivá de Romaní, J. A. Dra. Bayona García, I. Dr. Castaño Martín, L. Mª Dr. Fernández Matia, G. Dra. Reguero Llorente, E.

Radiología simple del tórax normal. Atelectasia. Patrón alveolar. Neumonías. Edema pulmonar. Insuficiencia cardiaca. Nódulo pulmonar solitario. Masas pulmonares. Enfermedades difusas del pulmón. Pleura. Enfermedades pleurales. Pared torácica. Mediastino. Hiperclaridad Pulmonar.

E. Reguero Llorente

En radiología convencional disponemos de cinco densidades, que de menos a más son: aire, grasa, agua, calcio, metal.

En la radiografía de tórax dichas densidades corresponden:

Aire: pulmones, vísceras huecas abdominales, vías aéreas, cierta patología.

Grasa: planos fasciales entre los músculos, tejido subcutáneo y alrededor de órganos.

Agua: músculos, vasos sanguí-neos, corazón, vísceras sólidas abdo-minales, asas intestinales rellenas de líquido, lesiones sólidas y quísticas del parénquima pulmonar.

Calcio: esqueleto, calcificaciones normales y patológicas.

Metal: cuerpos extraños, grapas quirúrgicas, bario y contrastes yodados.

La técnica adecuada de una radiografía de tórax es aquella que permite visualizar simultáneamente los campos pulmonares, mediastino y columna dorsal con la menor dosis de exposición.

Las proyecciones empleadas habitualmente son la PA y la lateral. Ambas se obtienen en bipedestación y en inspiración máxima suspendida. La PA se denomina así porque el paciente se sitúa con el pecho en contacto con el aparato, por lo que el haz de rayos penetra por la parte posterior. La lateral se obtiene, por convenio, con el lado izquierdo en contacto con el aparato (lateral izquierda). Dado que las estructuras que quedan más lejos de la placa se magnifican, es posible diferenciar el lado derecho del izquierdo en la lateral: la pared torácica, hemidiafragma y demás estructuras se visualizan de mayor tamaño en le lado derecho que en el izquierdo en condiciones normales.

La lateral permite no sólo localizar lesiones identificadas en la PA, sino demostrar patología en áreas más o menos ciegas a la PA: esternón, columna vertebral, área retroesternal, retrocardíaca y lengüeta pulmonar posterior. La lateral puede obviarse en preoperatorios de pacientes sanos menores de 35 años.

Otras proyecciones son:

Anteroposterior supino: Se usa en niños y pacientes que por su gravedad no pueden mantener la bipedestación. En ella la silueta cardíaca y el mediastino superior se magnifican hasta un 20 %, por lo que hay que valorar su tamaño con precaución; además en decúbito, el flujo vascular se realiza preferentemente hacia los vasos pulmonares superiores, por lo que están ingurgitados.

Oblicua: Útil para confirmar la presencia de nódulos, anomalías mediastínicas o costales. No está indicado su uso rutinario.

Lordótica: identifica mejor patología del vértice y del lóbulo medio.

Decúbito lateral derecho o izquierdo: Permite detectar pequeños derrames pleurales y valorar su movilidad, así como la movilidad de formaciones nodulares dentro de cavidades.

Espiración: Se usa en la detección de pequeños neumotórax y en la valoración del atrapamiento aéreo y de los movimientos diafragmáticos.

CAJA TORÁCICA Partes blandas

La piel, tejido subcutáneo, músculos y mamas componen los tejidos blandos de la caja torácica y se van a demostrar en la radiografía como estructuras de densidad agua y grasa.

Los pliegues axilares están formados por el borde inferior de los músculos pectorales mayores.

Los músculos ECM se identifican como una sombra de densidad agua que desciende desde el cuello con un borde externo paralelo a la columna cervical hasta la altura de las clavículas, donde se funde con los tejidos de la fosa supraclavicular (sombra acompañante de las clavículas de 2-3 m de grosor).

Las mamas se demuestran como unas sombras sobre las bases pulmonares. A veces se visualizan también los pezones, uno o ambos, como imágenes redondeadas de borde incompleto, visibles solo en la PA. En caso de duda, y para diferenciarlos de un nódulo pulmonar, puede ser útil la repetición de la radiografía con los pezones marcados con algún material radiopaco (clip).

Esqueleto

Las costillas se deben identificar en toda su extensión de forma simétrica. Los bordes se delimitan bien excepto el borde inferior de las costillas medias e inferiores, que puede estar peor definido. Existe una línea fina (1-2mm) de densidad agua que se denomina sombra acompañante de las costillas, que se identifica adyacente al borde inferior y lateral de las primeras costillas y que corresponde a la pleura parietal y a los tejidos normales entre costillas (músculo, fascia, grasa).

Los cartílagos costales se calcifican con mucha frecuencia, y ello no tiene significación patológica. En los varones es más habitual la calcificación de las porciones laterales de los mismos, mientras que en las mujeres lo hacen con mayor frecuencia en la región central. La calcificación suele ser simétrica y a veces, en la primera costilla, es muy llamativa y exuberante, simulando incluso un nódulo pulmonar.

Existen anomalías congénitas afectando a las costillas (fusiones, bifidez, hipoplasia, costilla cervical...).

Las clavículas se identifican en toda su longitud, demostrándose a veces una zona irregular, en su borde inferior a 2-3 cm de las articulaciones esternoclaviculares, que corresponde a la fosita romboidea, donde se insertan los ligamentos costoclaviculares o romboideos.

La escápula se proyecta sobre los campos pulmonares superior y medio, no debiendo confundir su borde medial con una lesión pleural o de partes blandas.

La columna dorsal es recta en la proyección PA y ligeramente cóncava hacia delante (cifosis fisiológica) en la proyección lateral. La densidad de los cuerpos vertebrales disminuye en esta última proyección de forma uniforme de arriba a abajo.

En las proyecciones frontales (PA o

AP) sólo se identifica del esternón el borde superior y lateral del manubrio, así como las articulaciones esternoclaviculares. En la lateral es visible en toda su extensión con sus tres porciones: manubrio, cuerpo con sus cuatro segmentos que se fusionan en uno a partir de los 12-25 años y apéndice xifoides.

EL pectus excavatum es una deformidad con hundimiento del esternón, visible en la lateral y que en la PA produce un desplazamiento de corazón hacia la izquierda. Otra deformidad torácica identificable en la lateral es el pectus carinatum o tórax en quilla.

La pleura es una capa de mesotelio formada por dos hojas: la parietal, que recubre por dentro la cavidad torácica, el mediastino y el diafragma, y la visceral que recubre los pulmones, existiendo entre ambas un espacio virtual. Estas hojas no son visibles en la radiografía de tórax ya que su sombra de densidad agua se funde con la misma densidad de la pared torácica, mediastino y diafragma.

Sin embargo, la pleura visceral forma las cisuras que separan los distintos lóbulos pulmonares y, al estar rodeada por ambos lados de densidad aire, es visible si el haz de rayos x es tangencial a la misma. De esta manera, es pulmón derecho queda dividido en tres lóbulos: el superior y medio, separados entre sí por la cisura menor u horizontal, y ambos separados del inferior por la cisura mayor u oblicua. En el lado izquierdo existen únicamente dos lóbulos, superior e inferior, separados por la cisura mayor u oblicua.

La cisura mayor

No es visible en la proyección PA, pero en la lateral queda tangencial al haz de rayos y por tanto puede identificarse como una línea oblicua que se extiende desde la quinta vértebra dorsal hacia delante y abajo para acabar en el diafragma unos centímetros por detrás de la pared torácica anterior. La manera de diferenciar la izquierda de la derecha en la radiografía lateral es demostrando la unión de la cisura mayor derecha con la menor, o la unión de alguna de ellas con el diafragma homolateral. Hay que tener en cuenta que las cisuras tienen una morfología ondulada, helicoidal, y no plana, por lo que en determinadas situaciones puede visualizarse la porción superomedial de la cisura mayor en la proyección PA al orientarse paralela al haz de rayos.

La cisura menor

Se ve en ambas proyecciones en la mitad de los sujetos, en un plano horizontal a nivel del arco anterior de la cuarta costilla, sin embargo su tamaño y posición son muy variables.

(Parte 1 de 13)

Comentários