Manguito rotador

Manguito rotador

(Parte 1 de 7)

Francisco Ruiz Sánchez.

Fernando Ruiz Santiago. Domingo Platero Rico.

-ÍNDICE -
1EL HOMBRO NORMAL..........................................8
1.1.- OSTEOLOGÍA DE HOMBRO8
1.2.- ANATOMÍA MUSCULO-LIGAMENTOSA10
2BIOMECANICA.....................................................20
3CAUSAS DE HOMBRO DOLOROSO..................24
3.1. CAUSAS NEOPLÁSICAS24
3.2. DOLOR REFERIDO25
3.3. CAUSAS MECÁNICAS25
3.3.1Patología degenerativa del manguito rotador..........................25
3.3.2Capsulitis retráctil....................................................................26
3.3.3Tendinopatías calcificantes.....................................................27
3.3.4Inestabilidad glenohumeral.....................................................28
3.3.5Bursitis subacromial y subcoracoidea.....................................29
3.4. NEUROPATÍAS Y SÍNDROMES30
3.4.1Neuropatía del plexo braquial.................................................30
3.4.2Neuropatía supraescapular.......................................................30
3.4.3. Neuropatía del torácico largo31
3.4.4Síndrome del desfiladero torácico...........................................31
3.5. OTRAS CAUSAS DE HOMBRO DOLOROSO31
4IMPORTANCIA CLÍNICA Y
EPIDEMIOLÓGICA32
ROTADOR32
ROTADOR32
FUNCIONAL DEL HOMBRO DOLOROSO35
4.3.1Anamnesis. ..............................................................................35
4.3.2Exploración física....................................................................35
4.3.3Valoración funcional...............................................................46
5DIAGNÓSTICO POR IMAGEN DE LA
PATOLOGÍA MECÁNICA DEL HOMBRO49
5.1 -RADIOLOGÍA CONVENCIONAL49
5.2 -ARTROGRAFÍA53
5.3 -RESONANCIA MAGNÉTICA y ARTRO-RM5
5.4. -ECOGRAFÍA62
6TRATAMIENTO DE LA PATOLOGIA DEL
MANGUITO ROTADOR6
6.1. TRATAMIENTO CONSERVADOR6

Diagnóstico y tratamiento en la patología del manguito rotador 4.1. EPIDEMIOLOGÍA DE LA PATOLOGÍA DEL MANGUITO 4.2. ETIOPATOGENIA DE LA PATOLOGÍA DEL MANGUITO 4.3. ANAMNESIS, EXPLORACIÓN FÍSICA Y VALORACIÓN 2

6.1.1. Tratamiento médico-infiltraciones6
6.1.2. Tratamiento rehabilitador70
6.2. TRATAMIENTO QUIRÚRGICO75
7CORRELACIÓN CLÍNICO RADIOLÓGICA DE
LA PATOLOGÍA DEL MANGUITO ROTADOR78
CLÍNICA DEL PACIENTE82
EXPLORACIÓN CLÍNICA83
IMAGEN85
8CONCLUSIONES.................................................87
9BIBLIOGRAFÍA...................................................8

F. Ruiz Sánchez , F. Ruiz Santiago , D. Platero Rico. 7.1. ASPECTOS ORIENTATIVOS EN LA POSIBLE EVOLUCIÓN 7.2. CORRELACIÓN ENTRE MÉTODOS DE IMAGEN Y 7.3. CORRELACIÓN ENTRE LOS DISTINTOS MÉTODOS DE 3

Dedicado a mi madre, a
mi padre y a mis hermanos.

Diagnóstico y tratamiento en la patología del manguito rotador

Agradecimientos a Sofía y a

Mª Encarnación por su desinteresada colaboración.

-AUTORES: -

F. Ruiz Sánchez , F. Ruiz Santiago , D. Platero Rico.

Francisco Ruiz Sánchez.

Doctor en Medicina y Cirugía.

Experto en Valoración del daño Corporal y Peritación Médica Judicial.

Médico Residente de Medicina Física y Rehabilitación. Hospital Virgen de las Nieves. Granada

Fernando Ruiz Santiago.

Doctor en Medicina y Cirugía.

Profesor Asociado de la Universidad de Granada.

Médico Especialista en Radiología y Medicina Física. Hospital Virgen de las Nieves . Granada.

Domingo Platero Rico.

Doctor en Medicina y Cirugía.

Profesor Asociado de la Universidad de Granada.

Jefe de Sección en Medicina Física y Rehabilitación. Hospital Virgen de las Nieves . Granada.

Prólogo

Diagnóstico y tratamiento en la patología del manguito rotador

La patología del aparato locomotor es una de las causas de consulta médica más frecuente tanto en atención primaria como para el médico especialista, y dentro de estas, el dolor de hombro ocupa un privilegiado lugar.

Por todos es sabido que la mejora en la calidad de vida y el interés por el culto al cuerpo , ha motivado que gran parte de la población práctique deportes que en ocasiones , pueden llevar a forzar al máximo tendones periarticulares, con el consiguiente riesgo de lesión. Además, el envejecimiento poblacional que está sufriendo nuestro pais, hace que cada vez sean más frecuentes las lesiones degenerativas de tendones , como ocurre con los del manguito rotador del hombro, y el consiguiente grado de disconfort e incapacidad funcional.

clínica?

Cuando un paciente aparece en la consulta con omalgia , el médico debe saber diagnosticar y tratar el problema con los distintos medios, y para ello dispone, además de la anamnesis y exploración clínica, de diferentes métodos diagnósticos por imagen que le permiten corroborar los datos clínicos y poder proceder al tratamiento de la lesión. La duda se nos plantea en ; ¿sabemos realmente cuando pedir dichas pruebas complementarias?, ¿cuál de ellas debemos solicitar?, ¿qué grado de correlación existe entre los datos obtenidos de los diferentes métodos de diagnóstico por imagen y la

Ante este estado de confusión, hemos conseguido realizar un trabajo conjunto entre médicos especialistas en Medicina Física y Rehabilitación y médicos especialistas en Radiología y Medicina física del Hospital Universitario Virgen de las Nieves (Granada), en el que intentamos aclarar la utilidad de los distintos métodos de diagnóstico, tanto clínicos como de imagen, y describir los distintos tratamientos empleados.

A todos ellos , mi más sincero agradecimiento.

Francisco Ruiz Sánchez.

F. Ruiz Sánchez , F. Ruiz Santiago , D. Platero Rico. 7

1EL HOMBRO NORMAL.

Diagnóstico y tratamiento en la patología del manguito rotador

en su conjunto se denomina articulación toracoescapulohumeral y que

La cintura escapular está formada por un grupo de articulaciones que permiten que el hombro sea la articulación de mayor movilidad.

La articulación glenohumeral es poco congruente, lo que permite una mayor movilidad, pero esto también es causa de inestabilidad articular. La cápsula articular es laxa y extensa para tolerar la amplitud de los movimientos, por lo que los músculos y tendones que movilizan la cabeza humeral deben darle también estabilidad (Ucar Angulo 1997).

1.1.- OSTEOLOGÍA DE HOMBRO.

La cintura escapular incluye la articulación glenohumeral, la acromioclavicular, la escapulo-torácica y la esternoclavicular. Los componentes óseos, las estructuras musculares y tendinosas contribuyen en diferente medida en el mantenimiento de unas relaciones anatómicas estables (Stoller 1999).

La clavícula conecta el esqueleto axial y apendicular de la extremidad superior.

Figura 1.1.- Articulaciones de la cintura escapular: 1, glenohumeral ; 2, suprahumeral ; 3, acromioclavicular ; 4, escapulotorácica y 5, esternoclavicular.

F. Ruiz Sánchez , F. Ruiz Santiago , D. Platero Rico.

Lateralmente forma parte de la articulación acromioclavicular, que está formada por dos superficies de contacto casi planas separadas por un menisco. Los elementos estáticos estan representados por los ligamentos acromioclaviculares superior e inferior, que refuerzan la cápsula articular y aportan estabilidad posteroanterior, y los ligamentos conoides y trapezoides que toman su origen en la apófisis coracoides y extremo distal de la clavícula, aportando estabilidad vertical (Hurley 1995).

Figura 1.2.-Encaje de la articulación del hombro izquierdo:1, cavidad glenoidea ;2, acromion ; 3, lig. acromioclavicular ;4, clavícula ;5, lig. conoide ;6, lig. trapezoide ;7, apófisis coracoides ; 8, lig. acromiocoracoideo ;9, porción larga m. Tríceps ;10, porción larga m. bíceps.

Medialmente la clavícula forma parte de la articulación esternoclavicular cuyas superficies articulares están cubiertas de fibrocartílago y separadas por un menisco o disco articular que divide la articulación en dos recesos separados y que aumenta la estabilidad (Klein 1995). Es el elemento de sujeción de la extremidad superior al esqueleto axial, aunque los movimientos que realiza son los de elevación y descenso además de antepulsión y retropulsión. Refuerzos capsulares son los ligamentos esternoclavicular anterior, posterior y el interclavicular. El que proporciona más estabilidad articular es el ligamento costoclavicular (Orts Llorca 1979).

La articulación escápulohumeral es la más importante del hombro. Es una articulación esférica o enartrosis en la que la cavidad cóncava es la cavidad glenoidea del omóplato(1 de fig.1.2), cuya superficie articular es menor al de la cabeza humeral, pero que se ve ampliada por un fibrocartílago llamado labrum o reborde glenoideo donde se fija la membrana sinovial y los ligamentos glenohumerales que contribuyen a la estabilidad articular (Beltran 1997).

Diagnóstico y tratamiento en la patología del manguito rotador

1.2.- ANATOMÍA MUSCULO-LIGAMENTOSA.

Los músculos del aparato troncoescapular forman el elemento activo encargado de mover la plataforma giratoria de la grúa con la que podríamos comparar la extremidad superior

El manguito rotador está formado por cuatro músculos escápulohumerales cortos que se insertan en las tuberosidades del húmero. Los tendones del supraespinoso, infraespinoso y redondo menor se insertan conjuntamente en el troquiter, mientras que el tendón subescapular lo hace en el troquín.

Por otra parte, la cabeza humeral y el manguito rotador se encuentran por debajo del arco coracoacromial, que está constituido por el acromion, el ligamento coracoacromial y la apófisis coracoides. Estos elementos, junto con la articulación acromioclavicular suponen los límites de la salida del supraespinoso (Arteaga 1998, Iannoti 1991, Frieman 1994).

A continuación, haremos una breve descripción de los músculos implicados en la articulación del hombro.

1 Supraespinoso.

Se origina fosa supraespinosa, con forma de pirámide triangular de base interna y vértice externo. La parte externa del músculo pasa por debajo del acromion y se continúa con un tendón. En este tendón se pueden distinguir histológicamente el tendón propio y la inserción fibrocartilaginosa. El tendón propio se extiende desde la unión músculotendinosa (aproximadamente 5 cm medial al troquiter) hasta la inserción fibrocartilaginosa (2 cm medial al troquiter). El tendón propio se agranda y ensancha hacia la inserción con un margen grueso anterior en forma de cuerda que se afina en sentido posterior donde adquiere forma de banda.

El patrón fascicular del tendón propio se continúa con la trama compacta de la inserción fibrocartilaginosa a nivel del troquiter humeral, en su carilla más superior, adyacente a la cápsula de la articulación glenohumeral (Fallon 2002). La longitud del tendón fibrocartilaginoso es de 1.8 ± 0.5 cm, incluyendo el “área crítica” de menor vascularización descrita por Codman en donde los desgarros ocurren con mayor frecuencia (Codman 1931).

F. Ruiz Sánchez , F. Ruiz Santiago , D. Platero Rico.

Figura 1.3.- Representación de músculo supraespinoso.

(Parte 1 de 7)

Comentários