Buzan, Tony - El libro de la lectura rápida

Buzan, Tony - El libro de la lectura rápida

(Parte 5 de 12)

Si los ojos podían ver a esta velocidad, era obvio que la velocidad de lectura podía mejorarse de manera espectacular. Siguiendo este razonamiento, los investigadores decidieron transferir a la lectura la información obtenida. Utilizando exactamente el mismo dispositivo, proyectaron primero una palabra en grandes caracteres durante cinco segundos, redujeron poco a poco el tamaño de los caracteres y acortaron la duración de cada proyección. Por último proyectaron cuatro palabras a la vez durante cinco centésimas de segundo: los individuos todavía podían leerlas.

Como consecuencia de estos hallazgos, la mayoría de los cursos de lectura rápida se han basado en este entrenamiento de proyección de imágenes o «taquistoscópico» (también conocido como «entrenamiento en pantalla fija»).

La velocidad pasa de 200 a 400 ppm por término medio. De entrada, resulta magnífico: ¡se duplica la velocidad de lectura!

Sin embargo, un poco de matemáticas nos demuestra que estamos ante un craso error. Si el ojo puede reconocer imágenes (por ejemplo, un avión o una palabra) en cinco centésimas de segundo, la velocidad de lectura esperada en un minuto debería ser 60 segundos por 500 palabras por segundo = ¡30.0 palabras (o un libro pequeño) en un minuto!

¿Adonde han ido a parar las otras 29.600 palabras?

Aunque sin darse cuenta de este hecho, los entrenadores del método taquistoscópico siguieron sus audaces investigaciones. Su enfoque solía medir el progreso de los estudiantes, con un gráfico graduado de diez en diez unidades, de 100 a 400 ppm (véase la figura 3a). Con un entrenamiento regular, la mayoría de las personas podía pasar de un promedio de 200 ppm a otro de 400, precisamente la diferencia que existe entre un alumno de primaria y un estudiante de posgrado, como se muestra en la página 39.

Los estudiantes sometidos al procedimiento del taquistoscopio mostraron un descontento general con los resultados pocas semanas después de su «posgrado en lectura». La mayoría informó de que, muy poco tiempo después de terminado el curso, su velocidad de lectura había descendido a su nivel anterior. Una vez más, se trata de un fenómeno muy similar a la vuelta a la normalidad del lector adulto medio (véase la página 39).

Sólo recientemente se ha comprobado que el nivel normal de lectura es de casi 200 a 400 ppm, y que la mayoría de los lectores se sitúa en la franja más baja. El incremento de la capacidad de lectura observado durante los cursos taquistoscópicos tenía, en efecto, muy poco que ver con el entrenamiento; se debía más bien a la alta motivación de los estudiantes a lo largo de varias semanas, la cual les permitió alcanzar el máximo de su capacidad normal. Otra explicación del fracaso de este enfoque puede observarse recordando la re-

46 EXPLORAR LAS VELOCIDADES DE LECTURA gla basica de la observacion: para ver algo claramente, el ojo debe estar quieto en relation con el objeto de su vision.

Los ultimos treinta anos Aunque gradualmente se comprendio que el taquistoscopio no ser-via de base a un metodo integral para la lectura rapida, no perdio uti-lidad conio parte del equipo basico de entrenamiento.

En los anos sesenta, investigadores como la estadounidense Evelyn

Wood comenzaron a descubrir que, con un entrenamiento adecuado, los ojos podian aprender a moverse mas rapido, y que la comprension podia mantenerse por encima de la barrera de 400 ppm; esta marca fue para la lectura rapida lo que antano la mi-lla en cuatro minutos para los atletas.

Surgieron asi diversas «escuelas de lectura dinamica», y la velocidad media para un buen lector comenzo a rondar la barrera de las

48 EXPLORAR LAS VELOCIDADES DE LECTURA

Cada una de las personas que lo han logrado fue un lector o una lectora que, como usted o yo, estaba insatisfecho con su velocidad de lectura normal y decidió dedicar tiempo y esfuerzo a desarrollar la más poderosa de las capacidades humanas. El libro de la lectura rápida le ofrece la oportunidad perfecta para seguir sus pasos.

RESUMEN 1 Las dos técnicas principales para enseñar a leer a los niños son el método fónico y el método de mirar-decir. 2 Estos métodos sólo conducen hasta la primera etapa de la lectura. 3 La lectura rápida comenzó con el desarrollo de los ejercicios de velocidad de percepción de la Real Fuerza Aérea. Los métodos taquistoscópicos permitieron duplicar la velocidad de lectura, pero a menudo dieron como resultado una reversión hacia el nivel normal después de unas semanas. 4 Las escuelas de lectura dinámica rompieron la barrera de las 400 ppm. 5 Ahora sabemos que es el cerebro el que realmente realiza la lectura. 6 Los primeros diez lectores del mundo leen entre 1.500 y 3.850 ppm. 7 ¡Su potencial para mejorar es idéntico al de ellos!

PLAN DE ACCIÓN RÁPIDO 1 Repase rápidamente, en menos de cinco minutos, todo lo que ha leído del libro hasta ahora. 2 Controle sus metas de velocidad de lectura cambiándolas, en la medida de lo posible, a la vista de lo leído en el presente capítulo. 3 Controle su agenda para la fecha de su próxima sesión de lectura. 4 Dedique un minuto a dar un vistazo al próximo capítulo.

AVANCE Ahora que ha establecido sus propias marcas y que la historia de la lectura rápida le resulta familiar, está listo para abordar una definición del tema en el que pronto se convertirá en un experto.

CAPÍTULO 3

Leer: Una nueva definición

La definición es la compañera de la claridad; la claridad es la guía de sus metas.

PRÓLOGO Pregúntese qué es leer y escriba su definición en este espacio:

Compare ahora su definición con las más comunes tales como «leer es comprender lo que intentó decir el autor», «leer es asimilar la palabra escrita» o «leer es asimilar la inlonnación impresa».

Cada una de estas definiciones estándar cubre sólo una parte del proceso. Una definición exacta debe incluir la gama completa de las capacidades de lectura.

El capítulo 3 define la lectura de una forma nueva que le permitirá desarrollar todas sus capacidades de lectura.

LEER: UNA NUEVA DEFINICIÓN Leer es fundamentalmente un proceso que se realiza en siete etapas, a saber:

1 Reconocimiento El conocimiento de los signos alfabéticos. Este paso tiene lugar en el instante anterior al comienzo de la lectura física.

50 EXPLORAR LAS VELOCIDADES DE LECTURA

2 Asimilación Se trata del proceso tísico por el cual la luz se refleja desde la palabra, es recibida por el ojo y luego transmitida por el nervio óptico al cerebro.

3 Intra-integración El equivalente de la comprensión básica; se refiere al erúace de todas las partes de la información leída con las demás partes pertinentes.

4 Extra-integración El proceso en el que se utiliza todo el conocimiento previo a la lectura; incluye el establecimiento de las conexiones apropiadas, el análisis, la crítica, la evaluación, la selección y el rechazo.

y¡recordada sólo al abandonar la sala! De ahí que el almacenamiento

5 Retención El almacenamiento básico de información. La mayoría de los lectores lo habrán experimentado al entrar en una sala de exámenes, con la mayor parte de la información necesaria almacenada durante dos horas solo no baste y deba acompañarse de la memoria.

6 Memoria La capacidad de obtener lo que se necesita de lo almacenado, de preferencia cuando se necesita.

7 Comunicación La utilización que se le da de manera inmediata, o en último término, a la información. Por comunicación se entiende la escrita y la hablada, así como la figurativa, con inclusión de las artes plásticas, la danza y otras formas de expresión creativa.

También incluye una función humana de importancia vital y a menudo no considerada: ¡el pensamiento! El pensamiento es su extra-integración continua.

A la luz de esta definición, puede verse que los problemas comunes de lectura y aprendizaje originariamente señalados en Cómo utilizar su mente [vea la Bibliografía]:

Leer: Una nueva definición 5 1 visión fatiga memoria velocidad pereza impaciencia comprensión aburrimiento vocabulario tiempo interés subvocalización cantidad análisis tipografía entorno crítica estilo literario observación motivación selección retención apreciación rechazo edad organización concentración miedo regresión salto atrás así como los problemas más generales de aprendizaje reseñados en este libro (véase el capítulo 1) puede resolverlos fácilmente el lector que ha aprendido a reconocer lo impreso así como a asimilar, comprender, entender, retener, recordar y comunicar.

1 Leer es un proceso que se realiza en múltiples niveles. 2 Es necesario desarrollar cada uno de los niveles si se quiere llegar a ser un eficaz lector rápido.

PLAN DE ACCIÓN RÁPIDO 1 Ordene los siete pasos poniendo en primer lugar el que usted considere más importante desarrollar. 2 De la lista de los problemas de lectura, identifique aquellos que usted tiene y que piensa eliminar.

3 Eche un vistazo rápido a toda la próxima sección en menos de cinco minutos.

Ya están puestos los cimientos del conocimiento. Pase ahora a la Sección I: Nuestros increíbles ojos, en la que explorará el uso Y el ejercicio de las cámaras fotográficas más perfeccionadas del universo conocido.

CAPÍTULO 4

Controlar el movimiento de los ojos para aumentar la velocidad y la comprensión

Nuestros ojos son el instrumento óptico más asombroso conocido por el hombre; eclipsan a los más avanzados telescopios y microscopios. La naturaleza de este milagroso instrumento puede comprenderse afín de controlarlo y obtener de él beneficios extraordinarios.

PRÓLOGO En este capítulo le proporcionamos algunos datos extraordinarios acerca de los ojos, investigamos cómo se mueven en realidad cuando leen, y le presentamos cinco nuevos métodos para incrementar la velocidad de lectura y la comprensión.

ALGUNOS DATOS ASOMBROSOS ACERCA DE LOS OJOS ¡Los ojos son una de las maravillas del universo! Consideremos los siguientes hechos:

Cada ojo contiene 130 millones de receptores de luz. Cada receptor es capaz de registrar, como mínimo, cinco fotones (uni-

I dades indivisibles de luz) por segundo. "

54 NUESTROS INCREÍBLES OJOS

Los ojos distinguen más de diez millones de colores diferentes.

(Parte 5 de 12)

Comentários