Aves Vida y Conducta-2da edición Roberto Ares

Aves Vida y Conducta-2da edición Roberto Ares

(Parte 4 de 7)

cómo se modelan los continentes

La conformación general del ambiente está determinada por diferentes causas que son dinámicas en el tiempo. A gran escala, se explica por las teorías de la Deriva Continental y Tectónica de Placas.

Hacia 1620, el filósofo inglés Francis Bacon discutió la posibilidad de que América estuviese unida hace mucho tiempo a África y a Europa debido a lo complementario de sus costas. Pero el concepto de Pangea fue propuesto por el alemán A. Wegener recién en 1910. Para hacer el ajuste de los continentes eligió la isobata (línea con igual profundidad) de 2.0 metros. Así surgió la teoría de la Deriva Continental (fig. 1.9). Las glaciaciones ocurridas en el Pérmico y Carbonífero en el hemisferio sur que abarcan a casi todos los continentes, no dejan lugar a dudas de que ocurrió en una única masa de tierra. Además, existen bloques continentales llamados cratones que coinciden entre Sudamérica y África.

Pangea existió como una sola masa territorial (con un único gran océano) hasta cerca de 180-140 ma, cuando inició la separación en dos grandes masas (Laurasia al norte y Gondwana al sur). La fragmentación continuó (y aún lo hace) en diversas secciones para formar los continentes e islas actuales. Con la Tectónica de Placas como soporte se pueden explicar muchos de los agrupamientos de especies y su distribución por áreas. Por ejemplo, el endemismo del orden Paleognatos en el hemisferio Sur.

Lo que hoy es India estaba unida al África, luego se separó para “viajar” atravesando el océano Índico y chocar contra Asia. Este choque en curso está formando la cadena montañosa del Himalaya. El norte y sur de América no estuvieron unidos hasta que la proximidad permitió formar Centroamérica, una franja de tierra transitoria en esta dinámica. Sudamérica se mueve alejándose de África gracias a la apertura del centro del océano Atlántico. Este movimiento hacia el oeste produce el choque con la base del océano Pacífico que eleva la Cordillera de los Andes. El rozamiento entre el continente y la placa del Pacífico (que se sumerge lentamente por debajo) acumula tensiones que se liberan en forma de terremotos en los países andinos.

Más atrás en el tiempo también existieron movimientos. Por ejemplo, la Patagonia era independiente de Sudamérica hasta que hace unos 300 ma colisionó formando las actuales sierras del sur de la provincia de Buenos Aires, muy desgastadas por el tiempo.

La deriva de los continentes se explica por la teoría de Tectónica de Placas (fig. 1.10). Esta teoría dice que la capa superficial de la Tierra está formada por placas independientes que se mueven en forma relativa, una respecto de la otra. No hay placas inmóviles y el ritmo promedio es de 2 cm al año. Existen tres tipos de interfaces entre placas: • La convergencia son placas que chocan entre sí, lo que genera cadenas montañosas.

• La divergencia son placas que se separan, como en el centro del océano Atlántico.

• El deslizamiento se produce cuando dos placas se corren lateralmente. Las glaciaciones más importantes ocurrieron en los dos últimos millones de años. El Pleistoceno se inició hace 1,8 ma y coincide con una inversión del campo magnético y con el avance de los hielos en el hemisferio Norte. Es una sucesión de períodos de baja y alta temperatura que acumularon hielo en los polos y las cadenas montañosas. El avance y retroceso de los glaciares modeló el terreno, cambió el clima y aisló especies. El descenso de la temperatura se produce por varias causas. Una de ellas es la modificación de las corrientes oceánicas cálidas que hacen templado al norte de Europa. Para conocer la temperatura en la historia se estudia la vida en cada período. Analizando los foraminíferos fosilizados (protozoos marinos microscópicos con caparazón), se conoce la acumulación en el caparazón de isótopos y se evapora más fácil que el O18 que requiere más calor. La relación entre ambos entrega una idea de la temperatura en el sedimento marino estudiado

(mayor proporción de O18 implica una mayor temperatura ambiente).

Es posible observar una secuencia de períodos de baja y alta temperatura. En particular en la biorregión del Río de la Plata, se hacen notar los dos tiempos extremos más cercanos. Hace 20.0 años el océano se había retirado cerca de 300 km de la costa actual a 180 m por debajo del nivel presente. Un importante avance del mar hace 6.0 años (producto de la alta temperatura en el período interglaciar) cubría las costas de la bahía de Samborombón y el actual delta del río Paraná. A la vez cambió el clima convirtiendo lo que hoy es Amazonia en un terreno similar a la pampa actual y a ésta en un clima patagónico.

1.2.2. Los movimientos de las aves

¿Por qué migran las aves?

Los movimientos de las aves son conocidos desde hace mucho tiempo. En las Sagradas Escrituras hay referencias sobre las migraciones de cigüeñas, golondrinas y grullas. El hombre usó la orientación de las palomas mensajeras desde 3.0 aC. Columba livia (Paloma Doméstica) fue la primera ave domesticada y existen monedas de referencia procedentes de Mesopotamia de 4.500 aC.

Aristóteles explicaba los movimientos de las aves como incentivadas por el invierno. Reaccionaban al frío desplazándose a regiones más cálidas, descendiendo de montañas o entrando en letargo para hibernar. Al no encontrar una explicación para aquellas aves que no se ven por unos meses, admitía la transmutación de los petirrojos (Erithacus rubecula) en colirrojos (Phoenicurus sp.) durante el verano.

Recién en el siglo xvi se entendió que las aves que desaparecían de Francia en invierno, eran las mismas que aparecían en el norte de África. Pero Linneo sostenía aun la teoría respecto a la hibernación de la golondrina (Hirundo rustica). Para 1770, Buffon rebatió la teoría de la hibernación diciendo que un ave sometida al frío, en lugar de hibernar, moría.

1.9. La Deriva Continental señala que la distribución de tierras ha variado a lo largo del tiempo. La referencia es un conglomerado único de hace 150 ma llamado Gondwana. La existencia de Gondwana en el hemisferio Sur permitió la dispersión de los Paleognatos en Sudamérica, África y Australia, antes de separarse. El encaje de las costas de África y América del Sur y la coincidencia de edad de los basamentos de roca continental (a la derecha), son una prueba de la existencia de Gondwana. La edad de la superficie continental se basa en B. Burchfiel del Massachusetts Institute of Technology, Scientific American, noviembre 1983.

Pero, ¿cuándo comenzaron las aves a migrar?

Desde el momento en que podían volar estaban en condiciones de sortear obstáculos y recorrer grandes distancias. Pero las grandes migraciones periódicas anuales tienen otro nivel de complejidad. Una hipótesis insinúa que durante el período Terciario (65-1,8 ma) las aves ya realizaban migraciones, debido a que existían alternancias entre zonas favorables y desfavorables según la época del año. La hipótesis opuesta lleva el inicio de las migraciones a las glaciaciones de la período Cuaternario (luego de 1,8 ma). La cobertura de hielo habría provocado una gran mortandad. Algunos individuos llegaron a regiones más favorables y con el retroceso de los hielos regresaron al norte, desde donde se ven forzadas a marcharse cada invierno. Se ejerció entonces una selección natural en favor de los impulsos migratorios.

Las glaciaciones no sólo afectaron a los animales, sino también a las plantas. Mientras en América del Norte las plantas pudieron refugiarse hacia América Central, en Europa el límite horizontal que impone el mar Mediterráneo produjo la reducción de variedad de plantas autóctonas en la Europa actual.

¿Qué son las migraciones?

El movimiento más simple es el no periódico y por ello no se lo considera una migración propiamente dicha. Puede ser causado por la dispersión de los jóvenes que abandonan el área de cría; fugas repentinas por condiciones desfavorables del clima (frío, lluvias, sequías) o por nomadismo debido a la ausencia de alimento (estacional o cíclico).

Los movimientos migratorios propiamente dichos son mucho más complejos. Si bien ocurre también en otros grupos de animales (insectos, peces, ballenas y murciélagos), las migraciones de las aves son espectaculares. Son migratorias cerca de 4.0 de las 9.800 especies de aves.

1.10. La Tectónica de Placas explica el movimiento de los continentes. Predice cómo las grandes masas de tierra se separan, mueven y colisionan, deslizándose sobre el basalto que forma el fondo de los océanos.

Las migraciones verdaderas se caracterizan por ser: • Desplazamientos con cierta envergadura (cientos o miles de kilómetros) y duración (varios meses).

• Es voluntaria, no obligada por trastornos atmosféricos violentos.

• Aparece una complementación entre las áreas de cría y las de reposo o invernada. Las migraciones aportan interesantes ventajas:

• Impide que se desarrollen depredadores naturales por ausencia de un alimento permanente.

• Aprovecha las mejores condiciones climáticas en cada extremo y evita climas adversos en animales de alta actividad metabólica.

el seguimiento de las aves

Para estudiar los movimientos de las aves, los métodos de marcación deben aseguran la perdurabilidad de las marcas sin alterar la supervivencia y la conducta. Algunas técnicas de seguimiento utilizadas son: -El anillado. Es el más antiguo, junto con las marcas o bandas alares. Consisten en anillos (metálicos o plásticos) aplicados en las patas o rodeando el húmero en el ala y uniendo sus extremos con remaches entre las plumas secundarias (las que están junto al cuerpo) y las escapulares. -Colorantes de plumas. Es un método sencillo de aplicación, de escasas posibilidades de variación y poca perdurabilidad. Puede usarse la decoloración de plumas en aves rapaces, pero presenta el inconveniente de desaparecer con la muda de las plumas. -Los imperdibles alares colocados en el propatagio del ala se aplican cuando los pollos son demasiado pequeños para ponerles anillos. -El radio-tracking es el seguimiento mediante equipos de radio para telemetría. El radiotransmisor se coloca en la espalda (a veces en los tarsos). Se utiliza la banda de 140-220 MHz. Dependiendo del equipo, se puede localizar el ave entre 500-1.0 m cuando están en tierra, entre 3-5 km si están sobre un árbol y entre 10-15 km si están volando. -El radar trabaja en forma similar al seguimiento de los aviones. Es útil para movimientos a cientos de kilómetros de distancia (mar Caribe). -El seguimiento satelital se realiza con emisores especiales que permiten obtener datos anuales. También se puede colocar un receptor de GPS en el ave para registrar sus movimientos en forma permanente.

1.1. Rutas de inmigración. Entre América del Norte y América del Sur hay 3 rutas de migración: sobre el continente, sobre el arco de islas y sobre el océano. Pluvialis dominica (Chorlo Pampa) cría en el extremo norte del continente (tundra ártica) y migra al sur de Brasil, Uruguay y la pampa de Argentina. Sigue una ruta elíptica de 13.0 km en cada sentido, bajando por el océano y subiendo por Centroamérica.

Mucho de lo que se conoce de las migraciones se debe al anillado de casi 100 millones de aves en

La época de migración está claramente establecida y acoplada a los ritmos fisiológicos internos anuales. Las aves sufren cambios con la duración del día, las variaciones del clima (lluvias estacionales) y el ciclo reproductivo. Esto ocasiona un estado de hiperactividad (la inquietud migratoria), donde se encuentran intranquilas y duermen poco. Comen en exceso y acumulan grasas en los músculos pectorales, el dorso y el abdomen, las que serán usadas como combustible para el viaje.

Durante la migración no se detienen a comer lo suficiente y pierden hasta la mitad de su peso.

tipos de migraciones

Las migraciones de largo recorrido son las latitudinales (orientación norte sur) realizadas por especies que crían en el hemisferio Norte. Cerca del polo norte, el clima sufre cambios profundos, los veranos son cálidos con abundancia de alimento y los inviernos son fríos y nevados.

es el isótopo pesado de hidrógeno. Las gotas de lluvia que se precipitan primero son las que contienen mayor proporción de deuterio (agua pesada). La distancia desde el mar, la elevación y la temperatura afecta la tasa de agua pesada en la lluvia. El agua pesada ingresa en la cadena alimenticia (plantas, insectos y aves) y el deuterio se acumula en las plumas. Existe entonces una correlación entre el lugar de procedencia y la cantidad de deuterio en las plumas. Si se conoce el mapa de precipitaciones de deuterio y se mide la proporción en las plumas, se puede conocer el origen del ave.

Europa durante el siglo x, con una tasa de recuperación de casi el 2 %. En E.U., una campaña en la segunda mitad del siglo pasado permitió verificar una profunda caída en el número de aves migratorias que se dirigen al hemisferio Sur. La migración entre las Américas sigue tres posibles rutas (Centroamérica, el arco de islas y el océano). Entre Europa y África, las rutas migratorias son por Gibraltar (300 millones de aves al año); Sicilia (250 millones) y oriente medio (1.500 millones). Un método no convencional para identificar el origen de las aves se basa en contar la proporción de isótopos en las plumas. Por ejemplo, el deuterio

1.12. Ejemplos de aves anilladas captadas en la vida natural. (1) Calidris fuscicollis (Playerito Rabadilla Blanca), (2) Coscoroba coscoroba (Coscoroba) y (3) Sterna hirundo (Gaviotín Golondrina).

En el hemisferio Sur, las masas de tierra están alejadas del polo y las variaciones climáticas son menores, pero la superficie disponible es menor. En Sudamérica, muchas especies que crían en el sur del continente migran más al norte durante el invierno, en lo que es una migración latitudinal de corta distancia.

Las migraciones longitudinales son realizadas en dirección este oeste en las regiones centrales del hemisferio Norte, desde los continentes hacia las costas. Las migraciones altitudinales corresponden a desplazamientos desde las altas montañas a los valles.

La migración es un fenómeno instintivo, producido por mecanismos hereditarios. Al estudiarse aves en aislamiento se observó que responden a ciclos circanuales (cercanos a un año) para la muda y el deseo de volar en una dirección. Los ritmos biológicos circadianos (cercanos al día) están controlados por la glándula pineal que produce la hormona melatonina, pero son estimulados por factores externos (la duración del día). La glándula hipófisis (pituitaria) segrega hormonas (gonadotropinas) que actúan sobre el metabolismo de las grasas y el proceso de muda. Esto provoca el exceso de alimentación que es asimilado como grasa.

Se sabe que existe una relación entre la acumulación de grasas y la envergadura de la migración. Las aves sedentarias acumulan entre 10 y 20 % de su peso, las migratorias de corto alcance 20-40 %, las de largo alcance 50-60 % y algunas hasta el 100 %. Midiendo el peso de los órganos internos de Limosa lapponica que realiza migraciones de 1.0 km entre Alaska y Oceanía, se encontró que antes de iniciar la migración el 5 % de su peso son grasas. Para compensarlo reducen las dimensiones del intestino, el hígado y los riñones al 25 %. Conservan lo necesario para volver a reconstruirlos en el lugar de destino.

(Parte 4 de 7)

Comentários