Aves Vida y Conducta-2da edición Roberto Ares

Aves Vida y Conducta-2da edición Roberto Ares

(Parte 7 de 7)

Devónico. Un pez de aletas pares lobuladas, tenía elementos óseos que anticipan los huesos de las extremidades. Están compuestas por una veintena de rayos. Los anfibios redujeron esta cantidad, de forma que hace unos 350 ma los tetrápodos poseían 7 dedos en Ichthyostega y 8 dedos en Acanthostega. Todos los anfibios son de agua dulce (no se conoce ninguno marino), por ello se cree que la vida pasó del agua a la tierra en los ríos que se desecaban en forma temporaria. Las patas (más fuertes y robustas) y la cantidad de dedos, se adaptaron para facilitar la locomoción en el fondo de los ríos.

capítulo 2 el soporte del cuerpo Parte 2. Las extremidades

Los reptiles desarrollaron una secuencia general de 5 dedos que se propagó a los mamíferos y a los dinosaurios. La línea de dinosaurios que llevó a las aves poseía 3 dedos en los miembros anteriores, con los otros dos vestigiales. Herrerasaurus, uno de los primeros dinosaurios conocidos (se han identificado casi 1000 especies de dinosaurios), ya tenía manos con dígitos reducidos.

Las aves terminaron de modificar esta secuencia, al extender un dedo por sobre los otros dos y formando las alas. Archaeopteryx poseía dedos vestigiales con uñas en sus alas. Las aves modernas redujeron estos dedos y perdieron las uñas. Existe una discusión en relación a qué dedos son los que permanecen en las aves. Siguiendo la evolución del feto se ha concluido que son el I-II-IV. Hasta entonces se suponía que eran el I-I-II, como en los dinosaurios.

2.2.2. Las patas y la cola

En las extremidades superiores se han fusionado algunos huesos (estructura carpo-metacarpo), lo mismo ha sucedido en las extremidades inferiores. Las aves caminan “en la punta de los dedos”. La articulación de la rodilla queda oculta por las plumas

2.10. Acrobacia en las ramas y el aire. Polioptila dumicola (Tacuarita Azul) y Sporophila caerulescens (Corbatita Común) muestran la agilidad de estas aves de escasos 10 cm. Ambos son activos y acrobáticos, a veces vuelan en forma similar al picaflor, manteniéndose estables en un punto. El Corbatita Común muestra en la compaginación fotográfica la acrobacia para atrapar una rama en la búsqueda de semillas. Tiene una alimentación poco variada de semillas y pequeños frutos, que en época de cría la complementa con insectos y gusanos.

De página anterior: 2.9. Evolución del esqueleto hasta las aves modernas (1) Eusthenopteron (400 ma). Cercano a los tetrápodos, se piensa que era pelágico (no abandonaba el agua). Tiene un patrón de huesos común a los anfibios. Los dientes son cónicos (laberintodontes), una característica de los tetrápodos primitivos. El cráneo está muy fragmentado. El patrón de las aletas muestra la tendencia a formar dedos. La pelvis es diminuta. (2) Ichtyostega (350 ma). Procede del período Devónico en Groenlandia. Con 1 m de longitud y 20 kg de peso, es un anfibio que vivía en pantanos pobremente oxigenados. Se alimentaba de peces, crustáceos e insectos. Tenía 7 dedos en los miembros posteriores y 5 en los anteriores, tronco robusto con costillas superpuestas, patas laterales, cráneo pesado, grandes ojos corridos hacia atrás y arriba. (3) Eryops megacephalus (295 ma). Es un anfibio de

60 cm de largo, boca grande y largos dientes. Los dientes laberintodontes doblados hacia adentro permitían retener y tragar las presas enteras. Los ojos grandes y hacia arriba indican que cazaba desde la superficie del agua. Las patas son cortas y colocadas a los costados lo que permitía un movimiento lento. (4) Riojasuchus tennuisceps (230 ma). Este reptil archosaurio tiene el cuerpo sostenido por patas colocadas debajo. Las dimensiones son 1,5 m de largo y 40 cm de altura. Los pies tienen 5 dedos sin mostrar reducción de alguno de ellos. Posee en el lomo una doble fila de placas óseas, una a cada lado de las vértebras. (5) Herrerasaurus ischigualastensis (225 ma). Dinosaurio bípedo de 3 m de largo. Era buen cazador con sus manos de 3 dedos largos y garras para cazar y desgarrar. (6) Compsognathos longipes (160 ma). Medía 1 m de largo y pesaba 3 kg. Con manos de 3 dedos, dos ellos con garras, era un buen cazador. El cráneo sigue la tendencia a ser más liviano. Vivía en bosques húmedos y se cree que está en la línea evolutiva de las aves. (7) Archaeopteryx (150 ma). Es un estadio intermedio hacia las aves. Las alas presentan garras y uñas. Las mandíbulas poseen dientes. La cola es ósea y larga. La pelvis es del tipo dinosaurio (eran buenos corredores). Al no poseer esternón no podían volar bien. No tienen extensiones aéreas en los huesos, por lo que resulta dudoso si tenían sacos aéreos. Las plumas son iguales a las aves modernas. (8) Aves actuales clasificadas en 30 órdenes, 200 familias y 10.0 especies.

2.1. Normalmente la estructura del ala permanece oculta tras las plumas. Sin embargo, en ocasiones llega a interpretarse gracias a la falta de ellas. Es el caso de la parte interna del ala de Rhea americana (Ñandú) que expone el macho cuando las abre en abanico para exhibiciones de cortejo o enfrentamientos.

2.12. En Spheniscus magellanicus (Pingüino Patagónico) las alas son vestigiales y sirven para nadar bajo el agua, ya que no vuelan. La cubierta de plumas del cuerpo es densa y continua en toda la superficie para mantener la temperatura corporal.

junto al cuerpo y la del tobillo está estirada, de forma tal que parece que se arrodillan al revés de los humanos.

La gran mayoría de las aves tiene que soportar poco peso en tierra. Algunas tienen patas tan reducidas que difícilmente pueden caminar (Picaflor y Biguá) o tienen que moverse a los saltos (Passeriformes). En cambio, otras aves tienen patas largas y estilizadas (garzas). La ulna (cúbito) se encuentra reducida a una pequeña “astilla” unida a la tibia. La tibia y los huesos tarsianos están fusionados formando el hueso tibiatarso, y los huesos metatarsianos y tarsianos forman el tarsometatarso.

El número de dedos en las patas varía entre 2 y 4 (no hay aves que tengan 5 dedos) y la orientación está de acuerdo con las diferentes adaptaciones. El primer dedo se encuentra dirigido hacia adelante (Passeriformes), o hacia atrás (Piciformes y Psittaciformes). El avestruz africano presenta sólo dos dedos (I-IV), ambos dirigidos hacia adelante, mientras el Ñandú sudamericano tiene 3 dedos. En estas aves las patas se encuentran adaptadas a su forma de vida, que es la carrera en terreno abierto.

El dedo posterior puede encontrarse al mismo nivel que los delanteros (con el hálux incumbente) o más elevado (hálux elevado). El hálux incumbente es una característica de los Passeriformes.

Según la disposición de los dedos se encuentran ciertos tipos básicos de patas. La forma más frecuente es la anisodactyla con 3 dedos hacia delante y uno hacia atrás. Pueden tener el hálux bien desarrollado cuando es útil para aferrarse a una rama o para la captura de presas. En otros casos, los dedos se han estirado mucho para permitir a estas especies caminar sobre la vegetación flotante (Jacana). En las aves caminadoras es conveniente que el hálux se encuentre reducido para no entorpecer el andar, puede estar elevado a cierta altura o totalmente ausente. Otros tipos de aves presentan patas zygodactylas con los dedos I-II hacia adelante y I-IV hacia atrás; o heterodactylas con los dedos I-IV hacia delante y I-I hacia atrás. Se llama pamprodactylas a las patas que tienen los cuatro dedos hacia adelante. Los vencejos

2.13. Muchas especies de Passeriformes son muy pequeñas con patas cortas, lo que obliga a desplazarse a saltos en lugar de caminar. Fluvicola pica (Viudita Blanca), arriba a la izquierda, se mueve saltando entre finas ramas a las cuales se aferra con los dedos. A la derecha, Troglodytes aedon (Ratona Común) y debajo Myiophobus fasciatus (Mosqueta Estriada) tienen dedos aun pequeños, de forma que se posan y saltan sobre las ramas.

2.14. Funcionamiento de los tendones de las patas para apretar la rama. Con la pata estirada, el tendón está relajado y permite estirar los dedos. Cuando el ave se posa, la articulación de la rodilla y el tobillo se pliegan y el tendón se estira cerrando las falanges. No se muestran los músculos que mantienen la estructura conectada. Como ejemplo, Phleocryptes melanops (Junquero) se sostiene en una posición típica desde dos pequeñas ramitas. Gracias a sus patas prensiles, recorre la base de los juncos en busca de insectos.

pueden llevar el pulgar hacia adelante y se cuelgan con la uña de este dedo cuando reposan. Otras aves son syndactylas y tienen el dedo externo unido al dedo medio (Coraciformes).

Ciertas aves que realizan desplazamientos en tierra tienen las patas largas y los dedos y cola cortos, tratando de reducir la superficie en contacto con el suelo. Las aves que viven en los árboles, cuyas patas están adaptadas para trepar, tienden a desplazarse con pequeños saltos de rama en rama (Chinchero). Ocasionalmente utilizan este sistema para desplazarse en tierra (Gorrión y Carpinteros).

La pata perchera de las aves arborícolas

(Passeriformes), está preparada para posarse en la rama y sostenerla sin gastos de energía. La disposición de los tendones permite que el propio peso del ave cierre los dedos (fig. 2.14). Los tendones de los dedos sirven como un seguro, pues al extenderse se traban entre sí llegando a quedar aves colgadas aun después de la muerte.

Las patas de algunas aves sirven como un medio de conseguir alimentos o manipularlos como si fue- ran manos (fig. 2.16). Las aves rapaces tienen uñas muy largas y curvadas para atrapar presas. El Gavilán Pescador tiene una serie de espinas en la planta de las patas, para sujetar los resbaladizos peces. Algunas urracas sostienen las bellotas con las patas para poderlas romper con fuertes picotazos.

Las aves acuáticas o las que se mueven en ambientes poco firmes (nieve y lodo) necesitan estructuras auxiliares para su desplazamiento. Los patos, gaviotas y flamencos, tienen una membrana que une los tres dedos frontales (membrana interdigital). Esto facilita el uso de las patas a manera de remos (patas palmeadas). Los Pelicaniformes presentan una membrana que abarca los cuatro dedos. Algunas aves que caminan en el lodo o en la vegetación acuática, tienen una membrana que ocupa sólo parte de los dedos (patas semipalmeada de las garzas, cuervillos y chorlitos).

Pero la membrana interdigital no es la única estructura en aves que nadan o bucean. Los falaropos y gallaretas tienen proyecciones córneas en forma de paleta a los lados de cada dedo (pata

(Parte 7 de 7)

Comentários